jueves, 16 de septiembre de 2010

Menorca

8 días sin estar pendiente del móvil, sin conexión a Internet, olvidándome de todo y de todos.

Con plena dedicación a mi relax físico y sobre todo mental. Porque el mar es uno de mis Zihuatanejos particulares, que siempre me ayuda a recordar que "la esperanza es algo bueno, tal vez lo mejor que hay y las cosas buenas nunca mueren".



Y mis pilas recargadas serán para mí, para las personas que verdaderamente están a mi lado y para las que están por llegar.

8 comentarios:

Möbius el Crononauta dijo...

Pues si los saltos te han relajado, seguro que debes estar relajadísima jejeje.

Saludos

redrum dijo...

El que la sigue, la consigue...

¡Welcome back!

Anónimo dijo...

Alberto Q.
http://traslaspuertas.wordpress.com

Gran foto!!
Qué bonitas playas!!

Bienvenida de nuevo y estupenda filosofía de vida la que desprende este post concreto...

Angel "Verbal" Kint dijo...

Me alegro de ver esa sonrisa!
Buen salto

Chasky dijo...

Ahora a ver si esas pilas recargadas pueden durar hasta las próximas vacaciones.

Alf dijo...

Eso hay que celebrarlo con una buena tarta.
http://epicwinftw.com/2010/09/17/awesome-photos-face-hugger-birthday-cake/

Tempano dijo...

Diría "oh tengo envidia sana" pero no, es invidia insana. Más que vacaciones lo que viene de lujo es lo que dices, desconectar mental y físicamente de lo de siempre.

El suricato dijo...

Andy Dufresne dixit.

Pronto escribiré las crónicas deséticas, bss.