lunes, 13 de octubre de 2008

Clasificando nuestro mundo

De todos es sabido que una de las características de la naturaleza humana es su necesidad de clasificarlo todo, en pos de poner cierto orden y control a su alrededor, asimilar así más información y actuar de forma más eficaz. Pura supervivencia.

A partir de aquí, según nuestras experiencias, conocimientos, etc...filtramos y organizamos según lo consideremos oportuno, ciñéndonos a ciertas reglas o bien a nuestro libre albedrío, resultando siempre curioso que a partir de la misma premisa, se consigan clasificaciones tan distintas.

Con la boca abierta me he quedado al enterarme de cómo cierto conocido distribuye sus contactos del messenger. Para él, las personas se dividen en cuatro grandes grupos: amigos, familia, pivas y pivones.

3 comentarios:

El Maestro dijo...

Lo que nos lleva a que no tiene "amigas" :P

Me sé de unos cuantos que pagarían por esa lista de contactos ¬_¬´

Metalia dijo...

Jajajaja, dicen que todo tiene un precio. Pobres féminas, no saben a quién tienen agregado...o sí... ¬_¬

Nancy Callahan dijo...

Los contactos en ese primer grupo no creo que sean abundantes....xDD

Si es que están al corriente de dicha..."clasificación"...