domingo, 17 de febrero de 2008

Objetivo: Snowboard

Este fin de semana conseguí uno de mis propósitos para este año: hacer Snowboard y no romperme ningún hueso en el intento.

Todavía no he probado el Esquí, pero la opinión de aquellos que sí lo habían hecho coincidía: el Snow es más difícil que esquiar.

Lo más complicado: mantener el equilibrio cuando lo has perdido y resulta que no puedes mover los pies para estabilizarte.

Lo mejor: la sensación de velocidad cuando enlazas un par de curvas "en plan profesional".

Lo más doloroso: cuando te falla el sistema de frenado tras dichas curvas y te das una buena ostia que amortiguas con todo el culo.

1 comentario:

Tempano dijo...

Deporte que me queda pendiente por practicar, tiene pintas de ser la leche pero tambien las leches.