sábado, 2 de junio de 2007

Jaula dorada

He soñado que era la hija de Poseidón, y campaba a mis anchas por unas aguas cristalinas y paradisíacas, sin que ninguna criatura o fenómeno marino se interpusiera en mi camino...he disfrutado entre corales, conchas y peces de colores...hasta que esto no me bastó, y vi a lo lejos una playa de arenas blancas, cocoteros, y una jungla llena de sabores y olores, pero eso era territorio de los humanos mortales, y yo a pesar de mi condición privilegiada, tenía que seguir anclada en el reino acuático.

1 comentario:

Agustín dijo...

Pensaba que los sueños húmedos eran otra cosa..
Ya tocaba actualizar un poco, ¿no?